Connect with us

Looking For The Perfect Beat

EF Recomienda

Black Market (septiembre 2022)

Black Market es un espacio radiofónico de interrelación de las diferentes vertientes de las músicas de raíz negra, donde conviven el soul, el reggae, las músicas africanas, las sonoridades latinas, el jazz, el funk o el hip hop. En este espacio de la versión digital de EnlaceFunk, Black Market publicará regularmente contenidos complementarios o incluso ampliados con respecto a nuestra última emisión, a la cual podéis acceder simplemente clicando sobre el enlace.

ESCUCHA EL PROGRAMA AQUI

Con este nuevo programa iniciamos nuestra 8ª temporada celebrando el nacimiento del dub en Jamaica hace unos 50 años. Aunque es difícil señalar una fecha concreta, el dub estaba ya funcionando como tal, en las caras B de los singles que surgían de la isla del tesoro, hacia 1972 (e incluso antes). Hoy queremos
celebrarlo.


Si en Black Market el concepto de “versión” es uno de los puntos clave, el dub jamaicano supone una sublimación del concepto de versión, la versión llevada a su forma más tecnológica y elaborada en la que nos centramos en nuestro programa de este mes. Para irnos situando, ahí van algunos conceptos clave:

  • El dub es una creación genuinamente jamaicana.
  • En el dub el ingeniero de sonido adquiere por primera vez la categoría de artista.
  • El dub supone descomponer la música en sus partes (pistas) para recomponerlas con un sentido diferente, para crear algo nuevo.
  • El dub está en el origen del hoy tan extendido concepto de remix.
  • El dub pone en primer plano la base rítmica, el bajo y la batería, drum & bass.

Pero ¿Cuándo y como se crea el dub? Hagamos un poco de historia…
Eso de versionar no es algo exclusivamente jamaicano, pero es evidente que los jamaicanos se han convertido en auténticos expertos sin parangón a nivel mundial. Cuando el dub emergió en Jamaica, el ska, el rock steady y el reggae en sus primeros pasos ya habían sido capaces de remodelar un original de múltiples formas tanto instrumentales como vocales. Pero con el dub Jamaica dio un salto cuántico a la hora de recrear y reciclar música.

El vocablo dub proviene de dubplate (también conocido en la jerga jamaicana como “softwax” o simplemente “wax”), es decir, discos exclusivos de los cuales se hacía una sola copia que servía para probar el tema en los sound systems; si este funcionaba bien y gustaba, si gozaba del forward del público, entonces se procedía a un prensado de más copias para su venta y distribución. Técnicamente los dubplates no se prensaban, sino que eran grabados con un diamante. A partir de estos discos únicos, se hacía una imagen inversa del disco en metal, y con esta se hacía el molde para prensar posteriormente una tirada mayor de copias del disco. Ruddy Redwood era operador del sound Supreme Ruler Of Sound en Spanish Town, y era conocido como Mr Midnight porque su sound empezaba a funcionar a partir de la medianoche. Habitualmente en sus sesiones pinchaba dubplates cedidos por el gran Duke Reid, y hacia 1967, Ruddy y Byron Smith (ingeniero de sonido de Reid) se convirtieron en pioneros, casi accidentalmente, al eliminar la parte vocal de un famoso corte de rocksteady, “On The Beach”, de los Paragons, mientras cortaban dubplates. Al pincharlo en su sound, el efecto fue explosivo, los asistentes enloquecieron al encontrarse, tras el tema cantado, con el mismo tema en forma instrumental, sobre el que podían cantar y corear el estribillo a su gusto, en una especie de enloquecida ceremonia grupal.


El descubrimiento se extendió como un reguero de pólvora entre los diferentes sounds, e inmediatamente los productores se dieron cuenta del potencial de esos temas instrumentales que llamaron “version”; por un lado daban pie a que los toasters, que hasta entonces solo introducían los temas al estilo de los pioneros como Count Matchouki o Sir Lord Comic, rimaran y cabalgaran sobre el ritmo; y por otro, daba también espacio a versiones instrumentales y al trabajo de reputados solistas, además de dar juego a la innovación desde la mesa de mezclas. Y en este último punto es donde entra en juego nuestro protagonista este mes, la dub music.
Uno de los primeros en apuntarse a esos experimentos fue el ingeniero de sonido Lynford “Andy Capp” Anderson, jugando con los controles de la mesa en una versión del “Fat Man” de Derrick Morgan, “Pop A Top”, de 1969 y también producida por Treasure Isle.
 
Esas bases rítmicas sin la parte vocal fueron progresivamente ocupando las caras B de los singles bajo el nombre genérico de “version” o “drum and bass”, generalizándose esa costumbre de forma masiva a partir de 1970. Otro ejemplo de uno de los temas que abrieron camino es la versión del “Herbsman” del productor Clancy Eccles, es un perfecto ejemplo en el que la línea de bajo cobra protagonismo bajo el nombre de “Phantom”.
 
Otro de los artistas-productores que abrió camino para el advenimiento del dub con sus experimentaciones fue el mago del sonido jamaicano, Lee Scratch Perry, un auténtico alquimista del sonido que además fue uno de los primeros en utilizar, como ingeniero de sonido y mezclador, a un hombre esencial en nuestra historia, King Tubby. Escuchamos ahora este tema en el que Charlie Ace coge el micro sobre un cruce de ritmos genial. El dub se estaba gestando en cortes producidos por Perry como “Cow Thief Skank” o LPs como “Cloak & Dagger”. Perry se había entregado a la experimentación y fue uno de losprimeros en utilizar la sabiduría a los controles de Osbourne Ruddock, the man called King Tubby, la gran figura del dub , que
había ido a ver lo que Ruddy Redwood hacía en su sound con las caras B de los singles por sugerencia de Bunny Lee. Tubby decidió llevar esas innovaciones a su sound, Tubby’s Home Town HiFi, convirtiéndolo en el más avanzado de la isla en 1969.

En su libro Bass Culture, Lloyd Bradley nos explica: “Debido a su trabajo de ingeniero eléctrico y operario de una máquina de prensar discos, King Tubby era un perfeccionista. Su habilidad como ingeniero le llevó a hacer trabajos de reparación o de mejora para varios estudios y sound systems, mientras que su propio sound system,  Tubby’s Home Town HiFi – creado en 1968 -, siempre estaba evolucionando como consecuencia de su curiosidad y audacia innatas, así como de su formación vocacional. Es bastante probable que fuera el primero en utilizar horn tweeters de alta frecuencia, y posteriormente utilizó la aún joven tecnología de los transistores para dividir sus frecuencias entre dos amplificadores separados: uno de válvula para el bajo y otro de transistor para los agudos (weight y treble como aún se conocen hoy en día). Introdujo ecos, reverb y efectos de sonido en los bailes al incorporar a su mesa de mandos toda una serie de aparatos construídos o modificados por él mismo. Pero nunca olvidaba que el propósito principal de un sound system era entretener al público con canciones, de manera que el timbre y sonoridad de su equipo eran siempre incomparables.”
 
Y seguimos leyendo en Bass Culture: “Tubby había observado que a la gente le encantaba el instrumental tanto como el original en los bailes de gente como Ruddy. Por eso, además de hacer discos con espacios amplios para que U-Roy metiera su toasting (hay que aclarar aquí que U-Roy era el DJ del sound de Tubby), comenzó a jugar con las mezclas en su dos pistas artesanal y su grabadora de cintas. Cuando añadió las unidades de reverb y eco a los mandos de su sound system y aplicó estos efectos a sus instrumentales exclusivos, la competencia quedó aniquilada. Tubby’s Home Town HiFi se convirtió rápidamente en el sound system número uno de Kingston. Además de ganarse este título, su equipo atrajo mucho interés externo, pues otros dueños de sound systems querían versiones especiales de King Tubby para sus bailes y los productores buscaban un toque especial en la version de sus caras B. Aunque su trabajo duplicando discos para sound systems era un ejercicio de relevancia menor, no se puede decir lo mismo de su labor en la mesa de mezclas. A falta de una mesa multicanal, Tubby desarrolló un sistema para modificar la mezcla de una canción haciendo pasar la señal a través de una serie de filtros, bloqueando determinadas frecuencias, por ejemplo la voz, los vientos o el bajo. Su fórmula se acercaba bastante a una ecualización gráfica y era el mismo sistema que utilizaba en el  Tubby’s Home Town HiFi, ya que el propósito era lograr una impresión similar a la de las mezclas en vivo en el dancehall.”

Tubby abrió su propio estudio en 1971 en el 18 de Drommily Avenue, en el distrito de Waterhouse, y llevó las innovaciones técnicas y el nuevo estilo del dub también a sus grabaciones para diversos productores; hacia 1972, ya era una costumbre habitual encontrar la versión dub en las caras B de los singles. Por ello nos atrevemos a decir que, aunque la gestación del dub se debe a un largo proceso, podríamos datar su nacimiento en aquel 1972, hace ahora 50 años. Bunny Lee, el mismo que le había dicho a Tubby: “ven a ver lo que está haciendo Rudy Redwood quitando la parte vocal de algunos temas”, le avisó también de que Byron Lee estaba mejorando su equipo en los Dynamic Studios e iba a tirar una mesa vieja de cuatro pistas. Tubby la adquirió y así comenzó King Tubby’s Studio en versión multicanal.
Eso era en 1973, y el paso de dos a cuatro pistas en las mesas de mezclas multiplicaba las posibilidades para el ingeniero del sonido. En aquel 1973 aparecieron los considerados cuatro primeros álbumes de dub: “Blackboard Jungle”, fruto de la mágica colaboración entre Tubby y Lee Perry (que probablemente no solo produjo sino que también mezcló alguno de los cortes),“Java Java Java Java”, editado en el sello Impact, y en el que encontramos a otro de los pioneros del dub, Errol ET Thompson, que había pasado brevemente por Studio One en 1969 como aprendiz de Sylvan Morris y que ahora estaba al mando de la mesa de controles del Randys Studio, donde había rehecho completamente el estudio, grabando gran parte del material producido en aquellos años por Lee Perry, Bunny Lee o Niney The Observer, “Aquarius Dub”, con producciones de Herman Chin Loy, que probablemente se encargó también del mix de los temas en clave dub con un resultado mucho más sencillo y menos espectacular que en los mixes de Tubby, pero con un poderoso encanto que reside también en la calidad de las bases, algunas de ellas de Alton Ellis o Augustus Pablo y ritmos reciclados de Studio One,
Y “The Message-Dubwise”, con remixes dub de unos cuantos originales producidos por Prince Buster..
 
También podemos considerar histórico el primer tema acreditado al ingeniero de sonido, a King Tubby en este caso, ¡lo nunca visto! Aunque ahora lo veamos normal, era la primera vez  que el ingeniero de sonido firmaba el tema y pasaba automáticamente a ser considerado artista desde la mesa de mezclas. Se trata de
“Watergate Rock”, sobre el “I Admire You” de Larry Marshall, ambos producidos por Calvin Patterson en 1974. Aquel mismo 1974, en plena fiebre del dub en Jamaica, aparecía también el primer LP acreditado al dub master, King Tubby himself!
“Dub From The Roots”, con producciones de Bunny Lee con las que King Tubby se sentía como pez en el agua.
 
La soberanía era para el drum & bass prescindiendo de la melodía…o descubriendo la “verdadera” melodía oculta: la línea de bajo. Lee Perry, que nos dejó el año pasado, dijo una vez que esta equivalía a las ondas cerebrales, y  la batería reflejaba el latido del corazón. Es por lo tanto un sonido corporeo, orgánico, pero también espiritual gracias a sus texturas y su estructura cíclica. 1975 veía la edición de otro de los ábumes más clásicos del género y el que le abriría definitivamente las puertas del mercado británico y por ende del mercado internacional, “King Tubby Meets Rockers Uptown”, con las producciones de Augustus Pablo confiadas a
Tubby para el dub.

La historia del dub sigue, y la abordaremos más adelante aquí en Black Market, pero este mes hemos querido fijarnos en sus raíces y primeros pasos, celebrando su 50 aniversario.

Let The Funk Flow...

Funkactualidad

Por tiempo limitado damos la oportunidad de reservar tu copia a un precio especial. El número 71 estará disponible a mediados de octubre.

EF Recomienda

GIPSY POWER. La banda sonora del cine quinqui es un recopilatorio que celebra la música que acompañó al movimiento cinematográfico más característico e influenciador de...

EF Recomienda

Tres años han pasado desde la última gira por España de los hermanos Hypnotic Brass Ensemble, este septiembre, una vez de más de la...

EF Recomienda

El club Tempo dentro del ciclo de conciertos para celebrar su veinte aniversario presenta a este colectivo de artistas y comunidad de músicos, en...